lunes, 31 de marzo de 2014

¡Arriba con ella!

Visto en un bar de carretera poco antes de llegar a Sevilla.

Vamos a ver, ¿a quién se le ha ocurrido subir la máquina de coser allí arriba, pegada al techo? ¡Seguro que todos los del bar tendrán tomatones en los calcetines! ¡No veas qué pereza subir allí a dar un pespunte!

¡Ah! ¿que es de adorno? ¡a vale! ¿y no deberían haberlo puesto un poco más bajo? Pues no, porque había que hacerle hueco a la tabla de lavar de madera. ¡No habrá metros cuadrados de pared en el bar para poner la tabla! Pero no, ¡mejor vamos a hacer un collage imposible!